25 de marzo de 2015

diminutillos

132.

Bajo esta sintética piel de certeza
inestable se mantiene la realidad
expectante hasta que el hombre
quiera tomar las riendas riendo
y regresar a la verdad de verdad.

21 de marzo de 2015

P-30

Salida 4. Lo que la poesía puede hacer por ti (y tú con ella)

Aunque no se lo pidas, la poesía puede hacer mucho por ti y está siempre dispuesta a que la descubras. Porque es libertad y en ella puedes volcar todo lo que habitualmente no te atreves a dejar a la vista, revertir a su estado natural lo que una prohibición absurda ha encadenado.

Es otra forma de ver la realidad, de habitarla, de explorarla. Está llena de senderos poco transitados donde hallarás la sorpresa y la mejor versión de ti mismo.

Es una acción transformadora. Recurre a ella, te ayudará a enfocar justo en lo que necesitas para seguir adelante, te permitirá descansar de la rutina agotadora, coger fuerzas para lo que tengas que ser mañana y atesorar el valor necesario para el cambio.

Nos permite crear una realidad íntima en la que podemos ser nuestra mejor versión. Hace que los disfraces, los roles y las máscaras caigan; dejen de ser necesarios. Porque la poesía tiene hambre de verdad y de autenticidad, y es capaz de despertar ese mismo deseo en nosotros.

El lenguaje poético es poderoso. Si sabemos usar la palabra justa podremos abrir una ventana para que entre luz en esos lugares que han permanecido a oscuras demasiado tiempo. La poesía hará que florezca tu parte más creativa y te dará el poder de construir un mundo a tu medida.

Es la tradición y la innovación juntas, inseparables: sin roces ni enfrentamientos. Es lo que han sido tus mayores y lo que serán tus hijos. Lo que se dijo y lo que se dirá. Es parte de la columna vertebral que sustenta a la humanidad.

La poesía es belleza, es calma, es justicia, es valor, es un campo fértil para cultivar todo lo que nos hará ser mejores y más humanos.

Así celebro yo el Día Mundial de la Poesía: hablando sobre ella, haciéndola real, sintiéndome afortunado por escribirla; pero también queriendo enseñarla, oírla y leerla. Queriendo que las librerías y las calles se llenen de ella, que nazcan nuevas editoriales que la trabajen, pidiendo a los medios que den una imagen real y actual de la expresión poética. Sabiendo que es la mejor manifestación de nuestra intimidad, nuestra singularidad y nuestra pertenencia cultural; pero también una forma de abrirse al mundo, una vía para dar rienda suelta a la curiosidad y a las ansias de aprendizaje.

Por todo, ¡Feliz Día Mundial de la Poesía! 
 


Esta entrada se publicó originalmente en el Blog de EFE.

18 de marzo de 2015

Micro Reseñas

Saga de la tierra moribunda
(La tierra moribunda, Los ojos del sobremundo, la saga de Cugel y Rhialto el prodigioso)
Jack Vance
Ultramar

Novela picaresca de ciencia-ficción. Sí, tal y como lo leen. Como si el lazarillo se hubiera desplazado a un tierra descrita con riqueza e imaginación exquisitas. La narración es algo tosca pero uno puede disfrutarla si se mantiene enfocado en el florido despliegue de ingenio y se deja llevar por el influjo de la tierra moribunda y de su melancólico sol que está a punto de apagarse. En este planeta que se acerca a su extinción es donde transcurren las cuatro partes de esta saga. Los personajes lo recorren y en sus viajes nos hacen ver las maravillas que guarda.

No es una obra que vaya a cambiarte la vida, pero para amantes de la ciencia ficción y de la fantasía, así como para los fanáticos de Vance es un lectura necesaria.

Imaginación desbordada, recuerda en ocasiones al Ende de la Historia interminable. Se echa de menos un mapa de la tierra evocada. Es que yo soy muy zote y necesito planos y cartografías para poder meterme en harina y seguir con mi dedo las idas y venidas de los personajes como si de un turista literario se tratara. Pero mira, algún alma menesterosa (y aburrida) en la red se ha apiadado de mí:

Estructura de fábulas insertadas dentro de la narración general, microhistorias con su moraleja. Técnica muy característica del autor y en la que es muy hábil. Esta forma de narrar, con poca profundidad psicológica y casi anecdótica, de nuevo nos recuerda a la novela picaresca. Pero no debemos considerar esta obra como totalmente superficial, ya que algunas de esas pequeñas fábulas tienen, a parte de indudable belleza y originalidad descriptiva, una carga crítica que puede escapar si nos dejamos arrastrar en exceso por el tono ligero y desenfadado. 

También, de alguna manera, se puede considerar una historia de carretera ya que toda la saga se basa en los viajes de los personajes a través de la geografía de esta tierra imaginaria, recorriendo sus caminos plagados de amenazas y situaciones cómicas; con un objetivo sencillo y reconocible: buscar algo que ha sido arrebatado o que necesitan para volver al hogar. En vez te Thelmas y Louises hay magos y criaturas semihumanas; no hay coches descapotables pero sí palacios voladores y remolinos de transporte.

Diversión, imaginación y capacidad de entretener una vez te acostumbras a la limitada estructura narrativa.

Y ahora os lanzo el conjuro de la Estasis Temporal y os “choriceo” las carteras. Felices lecturas.

14 de marzo de 2015

diminutillos

131.

rozar el rezo
rizar el ritmo
rugir
sin razón
roer la roña
rascar la ruta

quedar siempre roto
casi llegar a ser en la punta de la nada

11 de marzo de 2015

diminutillos

130.

mis semejantes no se me parecen
mis enemigos ni se molestan
la sisa del ego queda holgada
la punta de la lengua siempre vacía
no supe ser mi propio silencio
ni combatir la condición acondicionada