miércoles, 1 de octubre de 2014

Tú, en apariencia satisfecho
con tu panza y tu labranza.
Orgulloso de los pasos omitidos
y de los pisotones dados.

Tú deseaste ver con mis ojos
esa vida distinguida
que atribuías a mi ánimo
y así no guardar memoria de nada.

Tú, dispuesto a la alabanza
y al barbecho previo al robo,
fuiste el más desgraciado
de todos los conformes.

sábado, 27 de septiembre de 2014

CONOS. Condicional

El condicional es para los timoratos, pero para mí es una ventana desde la que apuntar con la escopeta de plomillos a los perros rabiosos. El condicional es un refugio, pero para mí es un espeto de pollos girando como un pensamiento recurrente ya churruscado. El condicional es la oportunidad del que nunca supo ser oportunista.

Mirar acercando el futuro. Siempre se corre el riesgo de permanecer igual de catatónico. Entonces la posibilidad se convierte en angustia y los perros comienzan a escalar la torre. Entonces los pollos reviven y vomitan su relleno de reproches.

Se trata de cajas de bombones sin abrir, de mañanas donde uno consigue despertar temprano sin el gallo encerrado en el dígito. De la duda de cada día sobre qué haré de comer o de la certeza de que detrás de la última urbanización abandonada aún espera una forma personal de hacer las cosas.

Se trata de habitar un futuro sin entonces.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

si me sentara

si me sentara a escuchar
si me sentara
si los condicionales no condicionaran tanto
si los aires no me dieran tantos soplos
ni me volaran los sombreros anidados de intenciones

si me sentara recto
si me centrara sentado
si intentara ser menos producto de mi tiempo

si me sentara para no volver levantarme
para tomar asiento y calma
si me sentara
si me sintiera
si me calmara
para no asentarme en la silla
donde la duda me amamantaba

domingo, 21 de septiembre de 2014

Cosas que me apetece hacer en Córdoba con mi mono

Veréis, a mí me educaron para ser uno más, para no destacar y sin embargo, como a todos, por lo bajini, me hablaban de algo tan peregrino como el éxito.

Hoy, tras ya unos cuantos años de desaprendizaje que comenzaron el día que me di cuenta de que mi jaqueca no era porque me hubiera comido de una sentada un paquete de salchichas sin quitarle el envoltorio de plástico sino porque se me estaba despertando la conciencia. Hoy, que aun no tengo muy claro mi criterio más allá de lo que me dicen las tripas y ese músculo que ya no me atrevo a llamar corazón, porque el corazón es eso que aparece en las tapas de los libros de poesía babosa. Hoy que mi pobre patata sabe que no todos los latidos sirven para lo mismo, puedo por fin decir que voy obteniendo resultados en ese afán que es entrar en la jungla a machetazos y encontrar un mono con monóculo que fume en pipa y que hable con acento de Valladolid. Ese mono se llama Conciencia, claro.

Desde que encontré a mi primate me he vuelto un tipo desganado. Algunos me dicen que soy bastante flojo. No entienden que me interesan muchas menos cosas que antes y que lo que ahora llama mi atención no tiene luces ni emite sonidos pertinaces, persistentes y perfumados.

Ahora mi mayor afición es esperar asomado a las ventanas a que lleguen las cosas que hacen que mi patata vuelva a ser un corazón. Una de esas cosas es la poesía. Empezamos regular llamándole cosa a los versos, pero yo sigo adelante que esta entrada va a adoptar apariencia de flujograma a la de tres...

La poesía → Cosmopoética → Anónimos = agüita clara del río para lavar esta cara de prosa ultra-realista que se me estaba poniendo. 

 
Pues sí queridos y escasos lectores, todo el preámbulo no ha sido más que un paseo en ese trenecito que recorre los lugares turísticos y en el que montamos sólo para aplazar el momento decisivo de nuestra visita: la puerta del bar.

Todo lo que os he contado no era más que una excusas para deciros que mañana empieza Cosmopoética y que viene, como cada año cargada de voces y actividades interesantísimas, como Anónimos 2.2, un rincón al que le tengo mucho cariño y que este año ha tenido a bien sacarme muy guapo en una foto y hablar del anónimo que fui en su sección, Fueron Cosmoanónimos

Recordad, desde mañana y hasta el 5 de octubre, para que no digáis que no hay días. Yo asistiré el sábado 27 de septiembre a Anónimos e intentaré escaparme a Córdoba algún otro día.

Queda hecha la presentación. Abran las agendas y rellenen con bolígrafos de colores el día elegido. Yo ando eligiendo chistera para Conciencia mi mono Castellano. Ya sabéis seré el que esté en los actos con su conciencia cogida de la mano.

¡Nos vemos en Córdoba!

miércoles, 17 de septiembre de 2014

El día de la marmota

Me asusta no encontrar las palabras
que nos topemos con la locura sin buscarla
que las bocas coman roca
me asusta no saber estar quieto
si me muero del susto o del miedo
que me da ser de otro lugar
o simplemente ser otro
que me dan mis propias espinas
buscando el exit entre mis latidos

Me asusta apartar la mano del rostro
y que siga ahí el filo de la verdad revelada
despertar reconciliado con mi imbécil
jugar con él una mano
como si nadie nunca hubiera muerto
como si mi miedo fuera una ventana
para tomar el fresco espeso de la rancia calle

Me asusta esta máquina de clonar excusas
que se lava los dientes delante de mí
con su aire ahora estancado 

Me asusta que mañana vuelva a ser mañana




 

domingo, 7 de septiembre de 2014

Les espero


les voy a hablar de mi aislamiento
de cuando el mundo dejó de respirarme
y yo de exigir oxígeno y belleza
les hablaré de mi silencio
y de una versión particular de la locura

no se vayan abriré este maletín
repleto de citas y fotografías
relleno de olor a polvo y pérdida
les hablaré de mi corazón atravesado de humo
de la esperanza de obtener una chispa
de cómo se aleja la complicada complicidad
hablaré de mis dedos como sarmientos
de mis brazos de encina
de mis hombros aún anidados
de como no aprendo de la llama

les hablo desde la tierra en el puño
un habitante exitoso del olvido
les hablo desde de mi ático
arañando la verdad y el cielo
de como las ideas ya no son salida

les voy a hablar de no llegar nunca
de la intención de abrazar la mentira
de querer seguir escapando indemne

no se vayan
seguirán mañana parados
tendrán que esquivar palabras similares
lo hermoso seguirá acorralado
y los grilletes seguirán oxidándose
en los ojos y los gestos de sus hijos

les espero sentado en sus certezas
les espero a sabiendas de que vendrán
aunque sea en la muerte a ser posibles

aunque ya sea tarde les espero