martes, 22 de abril de 2014

Buenos lugares.

El silencio.
La calma.
La soledad.
Buenos lugares.
Los bares donde me inventé,
alacenas repletas de latas sin etiqueta.
La cama sin descanso,
el futuro
o el pasado y su pátina.
Las librerías melladas,
el hambre sin ansia,
el café y su órbita,
brazos y sexos;
incluso besos.
Papel de estraza,
papel de pared
para que la pared no caiga.
Fritos variados,
variadas las gentes y sus bocas;
tuercas, las mínimas
y finales siempre abiertos.
Estar cerca y oír risas,
música bien elegida, bien mezclada,
música indiscutible
y ese suspiro asesino del día.

Una cara parecida a esta,
con más barba y más canas,
una cara amable,
con predisposición al olvido,
con frente de arrugas planchadas;
despierta, dispuesta, desenredada.


domingo, 20 de abril de 2014

POÉTICA

A Fermín, que me hace moratones.

La poesía es buscar el pellizco.
Hacer fuego es quedarse al cisco,
comer y rebañar el plato.
Elegir la manera de morir.

La poesía es el cubo del pozo
que te baja por el miedo
y te saca justo las palabras
que la multitud necesita.

diminutillos

87.

Toda la vida en el segundo que antecede a la muerte.
Esa intensidad es lo único que quiero poseer.

viernes, 18 de abril de 2014

miércoles, 16 de abril de 2014

Veo/Miro

Veo mordiscos en los latidos,
razones de peso lastrando los tobillos;
veo todo lo que no ha sido.
Fieras desdentadas, alientos sin descuento;
veo un hombre, veo cientos,
veo, porque ver lo que sucede
es lo único que me distrae
el hambre y esta muerte tan ciega
a como queremos seguir viendo.

Miro el silencio,
miro el fondo,
miro el estallido.
Miro la voz detrás del gesto.
Hablo, miento, dejo pasar los días,
me entretengo
y veo venir la ciénaga
que ablandará mis huesos.